I Jornadas Internacionales de Psicoterapia de la Psicosis

Psicoterapia es un término antiguo que quiere decir tratamiento psíquico. Como señaló Freud en el texto homónimo de 1905, las palabras son los instrumentos esenciales de esa terapéutica o cura por la palabra. Y cuando se trata de pacientes psicóticos, esta propuesta clínica tiene sus peculiaridades y obliga a un trato especial. Ahí desempeña un papel fundamental el otro pilar de la terapéutica anímica, al que el propio Freud llamó transferencia.

La psicoterapia tiene los pies en el suelo y la voz en el cielo. Quiere esto decir que está al corriente de la densidad granítica del goce aunque alimenta un rayo de esperanza para con el otro. Si las palabras son las píldoras de la psicoterapia, la cuestión radica en cómo y cuándo administrarlas. Porque no es tan sencillo saber estar presente como corresponde ni decir lo que conviene y callar lo perjudicial. Ni lo es tampoco transmitir algo de confianza y dar cierta seguridad en que se puede contar con nosotros cuando se nos necesite.

A mediados del pasado siglo la psicoterapia de la psicosis tuvo sus años de gloria, cuando algunos psicoanalistas, sin duda valientes, desarrollaron y modificaron el psicoanálisis hasta adaptarlo a la cura con sujetos psicóticos. Todo eso cayó en desuso con el empleo generalizado de los psicofármacos y las terapias destinadas al reconocimiento de la enfermedad y al entretenimiento de los pacientes.

Hoy día, cuando se ha demostrado repetidamente que los medicamentos ni son milagrosos ni constituyen el único tratamiento posible, la psicoterapia de la psicosis vuelve a primer plano. Esta modalidad de tratamiento anímico, basado en el buen uso de la transferencia y la palabra, se presenta a veces como el mejor complemento a las terapéuticas biológicas y a los programas comunitarios. Pero también es cierto que la psicoterapia, cuando se sabe realizar, es la primera elección en muchos casos.

Quizá sea en el ámbito de la locura donde la psicoterapia alcanza su mayor legitimidad y sus más audaces desarrollos, mucho más que cuando se aplica a otro tipo de sujetos, con quienes se muestra más roma y ramplona, y deja mucho que desear si se la compara con el psicoanálisis. Sin embargo, es cierto que la psicoterapia de la psicosis —incluso la de orientación psicoanalítica— no es una sino múltiple. Eso se pone de relieve en que hay quienes orientan su quehacer a la adaptación a la realidad u otros que damos por bueno un roto para un descosido, sin importarnos si el resultado es adaptativo o peca de extravagancia. En el fondo, todo esto depende de qué entendamos por locura o psicosis y de la experiencia que se tenga en el trato con estas personas. Si entendemos la locura esencialmente como una defensa radical, seguro que toleraremos sus síntomas y rarezas siempre que estén al servicio del reequilibrio y que buscaremos esa estilización reajustando los mismos elementos inventados por cada sujeto en su locura (defensa) necesaria.

Ahora bien, la clínica nos muestra a diario los límites de nuestros modelos y los topes de nuestras terapias. Por más entusiasta que uno sea de adaptar al sujeto a la virtuosa realidad o de insuflarle un sinthome salutífero, en ocasiones la locura escapa a nuestras buenas intenciones. En esos casos, podremos darnos por contentos si conseguimos pulir un poco los excesos que implica esa decisión necesaria y desesperada.

Estas primeras Jornadas tienen una vocación clínica y formativa. Están dirigidas a quienes trabajan con pacientes de estas características, aunque a la hora de establecer el programa se ha pensado principalmente en los residentes de Psicología clínica, Psiquiatría y Enfermería de salud mental. Se trata de contribuir a una formación en psicopatología y clínica suficientemente consistente como para poder tratar con personas gravemente perturbadas o que pudieran llegar a estarlo. De ahí que el programa de estas Jornadas, además de una puesta al día de las cuestiones teóricas,  se base sobre todo en la discusión de casos clínicos. Se trata de recuperar y ampliar un terreno esencialmente clínico en el que realizar nuestros cometidos profesionales, un ámbito que obliga a una formación especial dada la complejidad y la angustia que despierta en todos los practicantes.

Como se verá en el programa de estas I Jornadas, son los clínicos que se ocupan de tratar con estos pacientes quienes toman la palabra para hablar de su práctica. Son ellos quienes dirán qué y cómo hacen con la locura, cuáles son las redes asistenciales en las que desarrollan su trabajo y qué cometidos se reparten con otros compañeros en el tratamiento de la psicosis.

A todo ello aspiramos a contribuir con estas Jornadas y otras futuras.

José María Álvarez y Kepa Matilla

Programa

Viernes 27 de septiembre

16.00h Inauguración
Fernando Colina, exjefe de Servicio de Psiquiatría

16:10h Presentación de las Jornadas
Pedro Brun (Santander) y Elena Maricalva (Valladolid)

16.20h Conversación: La psicoterapia de la psicosis en las instituciones sanitarias: modelos clínicos, asistenciales, terapéuticos y culturales
Intervienen: Antonio Ceverino (Madrid), Sara García (París), Iria Prieto (Londres) e Isabel Reyes, moderadora (Valladolid)

18:00h Descanso y café

18:20h Comunicación: La construcción de un caso clínico
A cargo de Irene Muñoz (Valladolid). Presenta Laura Jiménez (Barcelona)

18:45h Comunicación: Saber de la psicosis para el tratamiento del psicótico
A cargo de Kepa Matilla (Valladolid). Presenta Jessica Velardo (Madrid)

19:10 Conferencia: Principios de la psicoterapia de la psicosis
A cargo de José María Álvarez (Valladolid). Presenta Álvaro Valle (Palencia)

20:00h Debate sobre la psicoterapia de la psicosis

20:30h Final del debate
Noche: Fiesta «de locos» (lugar a confirmar)

Sábado 28 de septiembre

9:45h Conferencia: Avances recientes en la psicoterapia psicoanalítica de la psicosis
A cargo de François Sauvagnat (París). Presenta Sara García (París)

10:40h Conversación clínica
Caso 1. Caso clínico presentado por Adrià Casanovas (Barcelona) y comentado por Chus Gómez (Ourense)

11:40h Descanso y café

12:00 Conversación clínica
Caso 2. Caso clínico presentado por Javier Carreño (Vigo) y comentado por  Kepa Matilla (Valladolid)

13:00h Conversación clínica
Caso 3. Caso clínico presentado por Juan de la Peña (Madrid) y comentado por José María Álvarez (Valladolid)

14:00h Clausura
A cargo de Manuel Ángel Franco, Jefe de Servicio de Psiquiatría (Zamora-Valladolid)

Información

Lugar de realización:
Salón de actos del Hospital Universitario Río Hortega (Valladolid)

Pósters:
Los interesados en participar con la presentación de posters relacionados con la temática de las jornadas deberán enviarlos previamente a dirección de correo: [email protected]. Los posters se mostrarán y alojarán en la web de las Jornadas.
En cada póster podrán figurar hasta un máximo de 6 autores, con el requisito de que hasta 4 autores, al menos uno de ellos acuda a las jornadas o, en caso de ser más de 4, participen 2 de ellos. No hay un número máximo de póster por autor, siempre que sea dentro de unos límites razonables. Los póster serán evaluados por un comité científico (no hay que enviar un resumen previo) antes de su publicación y posteriormente se acreditarán por el Servicio de Psiquiatría del HURH. El tipo de estudio que se quiera transmitir es libre siempre y cuando esté vinculado a la temática de las jornadas.
La fecha límite de entrega es el 20 de septiembre, 7 días antes del inicio de las jornadas.

Comité científico:
Dres. José María Álvarez (Valladolid), Fernando Colina (Valladolid), Domenico Cosenza (Milán), Manuel A. Franco (Valladolid y Zamora), Kepa Matilla (Valladolid), François Sauvagnat (París) y Emilio Vaschetto (Buenos Aires)

Inscripción:
Se realizará através del IBSAL.

El proceso de inscripción a las Jornadas se efectuará en este enlace.

Precio:
El precio de la inscripción es de 55€.
Durante los descansos de las Jornadas se servirá café a los congresistas.
La inscripción dará derecho a la entrega del Diploma acreditativo.

Organiza:
Otra locura (J. M.ª Álvarez, P. Brun, A. Casanovas y K. Matilla)

Las Jornadas se desarrollarán en lengua castellana.