V. M. Niño: «Ha triunfado la depresión porque se han impuesto los medicamentos»

El psicoanalista del centro asistencial Doctor Villacián revisa en La invención de las enfermedades mentales la psiquiatría actual desde su evolución histórica

Ha recorrido la historia de la psiquiatría y del pensamiento para justificar el peligroso desvío de su disciplina en un momento en el que el hombre confía el grueso de sus cuitas a la ciencia. José María Álvarez presentó ayer en Valladolid La invención de las enfermedades mentales en la que propone «reanudar el diálogo con el alienado y pensar de otro modo la locura».

—¿Qué ha cambiado en psiquiatría según su revisión histórica?

—En el terreno de la locura, el positivismo, la ciencia, ha convertido la locura tradicional en enfermedades mentales. Eso tiene efectos buenos en la asistencia, el tratamiento médico y otras consecuencias funestas, en el sentido de que a los locos se les considera enfermos y se pone en duda su capacidad de gestionar de alguna manera su mal. Se les trata de incapacitados, con lo cual se pierde la confianza en el individuo. El libro trata de esa transformación de la psiquiatría en el XIX y XX, de la locura tradicional, ‘lo otro de la razón’, donde la no era tan marginada. La psiquiatría positivista es la invención para justificar el silencio de la locura.

—¿Invención de quién?

—De los psicopatólogos. En la aplicación del patrón de la medicina interna a la locura hay algo que no funciona. Construir enfermedades independientes en la locura es un artificio en el sentido de que se da por sentado que existen enfermedades naturales cuando son construcciones discursivas. El caso de Schreber desmiente esas construcciones.

—¿Qué peculiaridades tiene?

—Schreber era un hombre muy inteligente, un juez que enloqueció tarde y pasó por todas las formas de locura: la melancolía, la paranoia, la esquizofrenia, y demuestra que no hay enfermedades separadas. Este señor lo que enseña es que depende de cómo lleve su locura está más paranóico, más melancólico o más esquizofrénico. Es decir que hay algo que depende del sujeto. La otra enseñanza fundamental la captó Freud cuando sostiene que el delirio es el signo de la locura, es el intento del loco por curarse.

—¿Se diagnostican hoy enfermedades que antes ni se consideraban?

—El progreso mayor de la psiquiatría biológica, además de los fármacos, es cambiar cada cierto tiempo el nombre de los trastornos. ¿Cómo se explica? Por la falta de saber de la estructura fundamental de la patología humana que no es variable, a excepción de algunas nuevas. Por ejemplo la esquizofrenia es relativamente reciente y aparece a la vez que emerge la ciencia y cae dios.

—¿La actual depresión es la melancolía de los antiguos?

—Sobre eso tenemos una batalla importante. Ha triunfado la depresión porque han triunfado los medicamentos. La gente habla de tristeza hasta principios del XX cuando comienza a asimilarse la tristeza con una enfermedad. Hay una tendencia a medicalizar, a convertir en enfermedades todos los sentimientos, pasiones y afecciones. Si está triste, está enfermo no está capacitado para trabajar, para atender a su familia. Así creas sujetos irresponsables, que no se hacen cargo de su sufrimiento.

—Uno de sus psicóticos le dijo que «la verdad no tiene tratamiento». ¿Qué es un loco para usted?

—Alguien que tiene una certeza. ¿Y los que tienen creencias religiosas o políticas? En el fondo detrás de ellas siempre hay una duda, creer es a veces esforzarse por seguir creyendo, sin embargo el loco no duda nunca, tiene una certeza y no puede engañarse.

—¿Es la esquizofrenia el reto de la actual psiquiatría?

—Desde que se formuló el concepto de esquizofrenia, todos los trastornos mentales se llaman así. Hay quien dice que la esquizofrenia es un cajón de sastre de la psiquiatría, yo diría es el síntoma de la falta de saber de la psiquiatría biológica. Nunca podrá explicarse porque tiene que ver con una causa subjetiva, cultural.

Por V. M. Niño
Foto: © Laura Álvarez
Fuente: El Norte de Castilla

2017-08-26T12:21:08+00:00 14/06/2008|Categorías: Entrevistas, Noticias, Reseñas y comentarios|Etiquetas: |